sábado, 24 de marzo de 2012

La vuelta al mundo en 80 días y la línea de cambio de fecha.

Para el segundo trabajo especial me limitaré a aportar algunos enlaces interesantes y el texto de la novela que nos interesa:


La vuelta al mundo en 80 días
Capítulo XXXVII
de Julio Verne (fragmento)


¿Y cómo, siendo tan exacto y minucioso, había podido cometer el error de un día? ¿Cómo se creía en sábado 21 de diciembre, cuando había llegado a Londres en viernes 20, setenta y nueve días después de su salida?
He aquí el motivo de este error. Es muy sencillo.
Phileas Fogg, sin sospecharlo, había ganado un día en su itinerario; y esto porque había dado la vuelta al mundo yendo hacia Oriente, pues lo hubiera perdido yendo en sentido inverso, es decir, hacia Occidente.
En efecto, marchando hacia Oriente, Phileas Fogg iba al encuentro del sol, y por consiguiente, los días disminuían para él tantas veces cuatro minutos como grados recorría. Hay 360 grados en la circunferencia, los cuales, multiplicados por cuatro minutos, dan precisamente veinticuatro horas, es decir, el día inconscientemente ganado. En otros términos: mientras que Phileas Fogg, marchando hacia Oriente, vio el sol pasar ochenta veces por el meridiano, sus colegas de Londres no lo habían visto más que setenta y nueve. Por eso aquel mismo día, que era sábado, y no domingo, como lo creía mister Fogg, lo esperaban los de la apuesta en el salón del Reform Club. Y esto es lo que el famoso reloj de Picaporte, que siempre había conservado la hora de Londres, hubiera acusado, si al mismo tiempo que las horas y minutos hubiese marcado los días.


Enlaces:

Línea internacional del cambio de fecha (no dejés de leerlo)

El día que vivimos dos veces




Video: 


Un video que recorre, en la actualidad, los lugares mencionados por Julio Verne.


2 comentarios:

Tus comentarios son necesarios, agradecemos que participes.
La moderación está activada y tus palabras serán publicadas en poco tiempo.